Hay muchas parejas que desean que el día de su boda rezume romanticismo pero, también, pureza y sencillez, por este motivo, optan por una celebración con esencia campestre que le aporte ese toque natural y tan bonito.

Si este es vuestro cado, en el post de hoy de Cambalia vamos a darte algunas ideas originales para bodas campestres con las que podrás decorar tu gran día de un modo muy estético y sencillo.

Cómo decorar una boda con un estilo rústico

Si quieres optar por una boda que, además de ser campestre, contenga una parte de ti y de tu pareja, entonces es importante que optes por una decoración personalizada para bodas, es decir, incluir elementos decorativos que hablen de vosotros, de vuestra vida y de vuestro amor. Con esto, conseguirás que vuestro gran día no solo sea “bonito” sino que, sobre todo, sea “vuestro”.

¿Cómo conseguir este toque personal en la boda? Muy fácil: optando por incluir elementos que tengan una esencia rural pero que, al mismo tiempo, hablen de vosotros. Los rótulos de madera son una opción ideal para conseguir esta mezcla de tendencias ya que son un tipo de objeto decorativo que, gracias a su material, son perfectos para bodas campestres pero que, además, pueden estar totalmente personalizados con las palabras, la frase o el mensaje que tú quieras.

Estos carteles para bodas pueden incluir desde mensajes divertidos a, simplemente, información práctica sobre el planning del enlace, ¡lo que vosotros queráis! Pero, eso sí, conseguirán que vuestras palabras y vuestra esencia también esté dentro de vuestro gran día.

 A continuación vamos a darte algunos consejos que te ayudarán a inspirarte para que puedas continuar decorando tu boda campestre con estilo propio y de forma muy original.

La importancia del espacio

Si quieres optar por una boda campestre, evidentemente el espacio en el que la celebres deberá ser campestre o, por lo menos, rezumar este estilo. Es decir, una boda en la ciudad no pega con este tipo de decoración pero una boda en el campo o en un bosque sí. Así pues, procura escoger un lugar en el que abunde la naturaleza y en el que puedas celebrar parte de la ceremonia al aire libre, así, conseguirás que todos los invitados se mezclen con esta esencia tan pura.

El vestido de la novia deberá ser sencillo

Las novias que quieran casarse en una boda campestre deberán evitar diseños de vestidos demasiado elegantes o sofisticados pues el entorno no invita a este estilo. Lo mejor es que optes por un diseño más sencillo, con una esencia romántica y fluida para estar totalmente acorde al estilo que le has dado a tu enlace.

Lo mismo con los zapatos, evita los tacones finos o demasiado altos porque no son los adecuados para este tipo de espacio, lo mejor es que optes por un calzado bonito pero cómodo  y que te permita andar en el campo sin tener ningún tipo de problema.

Escoge unas invitaciones que parezcan artesanales

Para que tu boda sea campestre de principio a fin, las invitaciones también deberán estar elaboradas con este estilo. Así pues, en lugar de escoger las típicas elaboradas con papel blanco y con una caligrafía fina y elegante, opta por un tipo de invitación que esté hecha con papel reciclado y que parezca que estén escritas a mano; también puedes añadir una flor seca o una espiga para que, así, tenga aún más esa esencia rústica que tanto estamos buscando.

Los materiales de tu boda campestre

También es esencial que en tu boda abunden los materiales más puros y naturales como, por ejemplo, la madera o la piedra. Esto conseguirá que vuestro gran día, realmente, parezca sacado de una postal campestre y que en todos los sentidos ofrezcáis esa esencia de naturaleza y comunión con la pureza.

Incluye flores de todo tipo en tu boda

Lo mismo ocurre con las flores. Si quieres que tu boda sea rústica es esencial que dentro de la decoración, las flores tengan una importancia vital. Puedes optar tanto por flores frescas como por flores secas pero, eso sí, te recomendamos que estén por todas partes, que cualquier rincón sea óptimo para decorarlo con un ramito de flores o con una espiga. Con esto, conseguirás embellecer cualquier rincón y darle un toque romántico y natural.

La presencia de las frutas

De igual modo que hemos dicho que las flores son imprescindibles en este tipo de ceremonia, lo mismo ocurre con las frutas. El variado colorido y las formas que tienen muchas de las frutas que consumimos a diario resulta ideal para decorar nuestra boda y, por tanto, podemos ponerlas como centros de mesa o decorar cualquier espacio con una piña, por ejemplo, o un racimo de uvas. Y, lo mejor de todo es que los invitados podrán comerlas cuando tengan hambre o ganas de dulce. Genial, ¿no te parece?

Unos regalos originales para los invitados

En una boda, los regalos que se les da a los invitados también es algo importante y revelador del tipo de ceremonia que has querido ofrecer. En el caso de las campestres, lo mejor es que optes por detalles que sean artesanales o naturales, por este motivo, una buena idea es ofrecer mermelada casera en envases de vidrio reciclados (antiguos vasos de yogur, por ejemplo) o bolsas de lavanda o plantas aromáticas creadas a modo de ambientador. También puedes optar por otra idea más clásica como abanicos hechos de madera o botellas de vino ecológico.

Si quieres, aquí puedes encontrar más ideas para conseguir que tu boda sea única y original.